Relevamientos sísmicos costa afuera

¿Por qué realizamos relevamientos sísmicos?

Los relevamientos sísmicos marinos forman parte de las primeras etapas de la exploración de petróleo y gas. Tienen gran importancia, ya que las imágenes obtenidas del subsuelo se utilizan para identificar posibles acumulaciones de petróleo y gas.

Los relevamientos sísmicos se están utilizando en prácticamente todos los proyectos de exploración de petróleo y gas del mundo. Tanto en tierra firme como costa afuera

Desde la década de 1950, se han realizado decenas de estudios sísmicos costa afuera en Argentina.

¿Cómo funcionan?

Un relevamiento sísmico es un tipo de técnica de exploración geofísica que produce imágenes de las rocas bajo la superficie de la Tierra.

Para llevar a cabo relevamientos marinos se utilizan buques construidos específicamente con equipo especializado. El buque sísmico avanza a baja velocidad, menos de 5 nudos, y arrastra una serie de cables gruesos llamados streamers. Los streamers contienen sensores que captan datos sísmicos del subsuelo. La matriz de streamers puede abarcar hasta dos kilómetros de ancho y diez de longitud.

Para recopilar datos sísmicos, se lanzan breves ráfagas de aire comprimido desde una fuente de sonido hacia el agua y el fondo marino, cada cinco o quince segundos. Esto crea ondas sonoras de baja frecuencia que atraviesan el agua, el fondo marino y las capas del subsuelo. A continuación, las ondas sonoras se reflejan hasta la superficie del mar, donde son registradas por los sensores.

Una vez que el sonido ha sido enviado desde la fuente de sonido, el nivel sonoro disminuye rápidamente. El tiempo acumulado de salida de sonido constituye menos del 5 % del tiempo total del relevamiento.

Ya en tierra, los geocientíficos procesan e interpretan los datos adquiridos durante el relevamiento para identificar las zonas en las que puede haber petróleo y gas.

Relevamientos sísmicos seguros

En Equinor nos aseguramos siempre de que se apliquen las normas internacionales y las mejores prácticas de seguridad en nuestras operaciones sísmicas. Dedicamos varios meses a planificar minuciosamente para garantizar que las operaciones se lleven a cabo de forma segura y eficaz, con un impacto mínimo en el medio ambiente y en otras actividades marinas de la zona.

Por razones de seguridad, se utilizan buques de apoyo durante las operaciones para alertar a otros navegantes de que se está realizando un relevamiento.

Durante nuestras operaciones sísmicas costa afuera en Argentina, contaremos con observadores de mamíferos a bordo del buque sísmico para vigilar y registrar las especies marinas, como las ballenas y los delfines. Su tarea consiste en asegurarse de que los animales sensibles a los sonidos de baja frecuencia no se encuentren cerca antes de poner en marcha la fuente de sonido. Una vez que la fuente de sonido se pone en marcha, la emisión acústica aumenta lentamente para dar tiempo a que los animales se alejen.

Si se observan animales en las cercanías durante la adquisición sísmica, se detendrá la emisión de sonido hasta que estén fuera de la zona de exclusión definida por las autoridades argentinas.

Equinor ha realizado cientos de prospecciones con seguridad y de manera satisfactoria en todo el mundo desde su fundación en 1972. Por ser uno de los mayores operadores del mundo costa afuera, la seguridad es nuestra principal prioridad, tanto para las personas como para el medio ambiente.